Proyecto Educativo del Centro

El Proyecto Educativo del Centro es un documento-marco que expresa los deseos e intenciones de la Comunidad Educativa respeto a los principios educativos, organizativos y normativos, en el que se inspiran los demás proyectos del Centro.

La legislación escolar actual posibilita un cierto grado de autonomía y autogobierno en los centros educativos, lo que se plasma en unos objetivos y metas, realizando en primer lugar un análisis del entorno escolar en el que se encuentra el Centro, dotándonos de unos rasgos de identidad propios, que lo hacen distinto de cualquier otro colegio.

Se pretende en definitiva que el proyecto, no tenga un carácter formal, sino que sirva para mejorar la calidad de la enseñanza y quede reflejado en él, nuestro rasgo de identidad como Centro Escolar.

Nuestro Centro se define como pluralista, tolerante y respetuoso con todas las tendencias culturales, ideológicas y religiosas, con la finalidad que los alumnos progresivamente forman sus propios criterios, respetando con nuestra acción educadora su evolución y madurez. Los padres, eligen para sus hijos la opción ideológica que consideran más adecuada.

La metodología de nuestro Centro es integradora, ya que no se trata de conseguir una uniformidad, al contrario, teniendo en cuenta que lo importante es el aprendizaje, es probable que una mayor diversidad metodológica correspondan mayores posibilidades de aprendizaje.

El alumno sea el auténtico protagonista del aprendizaje

Cada alumno presenta un ritmo madurativo y de aprendizaje diferente, por ello, el Centro intentará desarrollar el espíritu crítico, la capacidad de discusión y de decisión y una actitud participativa, dentro de la diversidad de ritmos evolutivos y de capacidades intelectuales, dando importancia tanto a la formación humana como la adquisición de técnicas y contenidos básicos.

Igualdad de oportunidades

El principio de igualdad de oportunidades supone que todos y cada uno de los alumnos que acuden al mismo centro tengan la orientación necesaria, por parte de los educadores, para crecer y madurar según sus capacidades para aprender. Es decir, este principio exige garantizar a todos los alumnos de un grupo clase las mismas posibilidades de ser ellos mismos, diferentes entre sí, de manera que cada uno pueda proseguir su proceso formativo, según sus aptitudes y sus intereses. Exige la garantía de recibir una atención educativa adecuada a su peculiaridad.

Una escuela activa

Queremos conseguir una escuela activa, fundamentando la investigación y experimentación, desarrollando tareas educativas que potencien la participación activa del alumnado y que suponga una preparación real para su incorporación a la convivencia comunitaria.

Formamos en valores

Pretendemos formar a nuestro alumnado en un conjunto de valores y fomentar en ellos el logro de actitudes que les ayudan a formar parte y ser miembros activos de una sociedad democrática. Nuestra escuela se impone formar alumnado crítico con la realidad que le toque vivir, dando los medios necesarios para que lleguen a tener un pensamiento libre y no manipulable.

Los aspectos que se consideran básicos y de máxima importancia en el trabajo diario en el aula para conseguirlo, son los siguientes:

  • Respeto
  • Igualdad
  • Atención a la diversidad
  • Solidaridad
  • Resolución de conflictos

Proyecto educativo (castellano)Projecte educatiu (valencià)